0

Consejos para arreglar un abanico

Los abanicos pueden ser artículos delicados si no se les da el cuidado adecuado, lo que significa que pueden dañarse o romperse en un abrir y cerrar de ojos.

Sin duda, es un escenario del cual nadie está exento sobre todo si eres fiel usuario de estos artilugios. ¡A todos nos ha pasado! Estás disfrutando de un agradable paseo por el parque y, de repente, te das cuenta de que tu abanico se ha roto.

No te preocupes, estamos aquí para ayudarte. Así que, si te identificas con esta situación o deseas estar preparado para cuando ocurra, no puedes dejar de leer este contenido.

Los mejores consejos para arreglar un abanico

No importa si tienes uno o varios abanicos, todos son queridos y preciados para los amantes de estos accesorios. Por tanto, cuando un abanico de tu colección se rompe o daña, de seguro piensas en hacer todo lo posible por remediar la situación; y hoy te diremos cómo puedes lograrlo.

Lo primero que debes hacer es evaluar el daño en el abanico y así podrás determinar el procedimiento a seguir. A continuación, estos son algunos de los escenarios más comunes:

Sustitución del clavo roto por uno nuevo

Si el clavo de tu abanico se ha roto o está flojo, no tienes que tirarlo a la basura de buenas a primeras; simplemente esto es lo que debes hacer:

  1. Con ayuda de un alicate de cortar, retira la roseta del clavo viejo con cuidado de no romper el varillaje.
  2. Ahora, utiliza un alicate puntiagudo para extraer el clavo del agujero.
  3. Trata de que las varillas se mantengan organizadas para facilitar la colocación del nuevo clavo.
  4. Cierra el abanico para que las varillas se unan e inserta el nuevo clavo en el agujero haciendo un poco de movimiento de ajuste para que pueda pasar de extremo a extremo.
  5. Verifica que todas las varillas se han insertado de forma correcta.
  6. Con tu dedo, haz presión sobre el tope o la cabeza del clavo y con ayuda de un alicate de corte, debes cortar el excedente del clavo procurando dejar un sobrante de unos 2 o 2,5 mm de modo que quede bien ajustado y las varillas no bailen.
  7. Coloca la roseta el extremo del clavillo que acabas de cortar y con ayuda de un martillo pequeño golpea un poco la punta hasta lograr que se aplane y no se escape.
  8. Por último, con ayuda de un alicate plano, dobla la tapa de la roseta para cubrir el extremo del clavo y conservar la estética de tu abanico.

Arreglar el clavo del abanico

Si no dispones de clavos nuevos a la mano y necesitas sí o sí arreglar tu abanico, puedes hacer uso de otros elementos que de seguro tienes en casa.

En concreto, algunos abanicos tienden a perder la roseta del clavo pero éste queda intacto dentro de los agujeros de las varillas. Lo que debes hacer en este caso es lo siguiente.

  1. Mantén en orden las varillas y cierra el abanico.
  2. Utiliza una cuerda delgada y ata un trozo alrededor del tornillo de modo que quede un nudo en el extremo del clavo donde se ha caído la roseta.
  3. Refuerza con un segundo y un tercer nudo con la intención de que consigas una especie de bolita sobre la punta del clavo.
  4. Ahora, aplica un poco de pegamento de cianoacrilato en todos los ángulos del nudo evitando que caiga en el abanico.
  5. Espera unos segundos para que el pegamento haga efecto y corta los extremos de la cuerda al nivel del nudo para que quede más prolijo, y ¡listo! puedes usar tu abanico nuevamente.

Si se ha roto la varilla en la base

Esta situación podría parecer un colmo para cualquiera, pero dependiendo de la gravedad, puedes conseguir una solución para arreglar tu abanico; asi que echa un vistazo al procedimiento:

  1. Lo primero será verificar si la varilla se ha roto en pedazos o está fracturada.
  2. Si se ha fracturado en una zona particular, puedes aplicar un poco de cola blanca y alinear la fractura de forma tal que no se aprecie a simple vista ningún desnivel.
  3. Si la varilla se ha roto en dos trozos, de igual forma, usa un poco de cola blanca para unir los pedazos.
  4. Un excelente consejo para reforzar esta parte de la varilla es pegar un trozo de papel cartulina por ambas caras.
  5. Espera el tiempo necesario para que el pegamento se endurezca lo suficiente (puede ser hasta 1 día).
  6. Transcurrido el tiempo, corta el exceso de cartulina con una tijera.
  7. Con ayuda de una cuchilla y una lima, empareja la zona para que no se aprecie diferencia entre la cartulina y el material natural de la varilla.
  8. Si no es tan complicado, puedes retocar los detalles del diseño en caso de que tengas a la mano pinturas de los mismos colores de tu abanico.
  9. Si el orificio ha quedado cubierto con la cartulina, utiliza otra varilla como guía y abre un nuevo orificio con ayuda de un clavo de punta.
  10. Por último, une todas las varillas, coloca el clavo y ¡problema resuelto!

Ahora que ya sabes los mejores consejos para arreglar tu abanico, es momento de darle una segunda oportunidad a los que ya habías dado por perdidos.

Etiquetas
Arriba Volver Atrás
Abanicos Aparisi

Email: aparisi@abanicosaparisi.es
Tel: +34 96 010 59 56

Abanicos Aparisi - Abanicos Personalizados Madrid y Abanicos para Bodas 

Aquella pequeña empresa que naciera al abrigo de un selecto público para el cual se elaboraban piezas de la más pura artesanía, es hoy un ente que opera a escala internacional dividiendo su producción entre Asia y Europa, y que exporta sus productos a países de los cinco continentes y un público cada vez más diverso.

ABANICOS APARISI S.L. ha recibido por parte de La Generalitat Valenciana, la cantidad de 100.000 € en apoyo al proyecto HISOLV/2021/3933/46 del PLAN EMPRESARIAL “PLAN RESISITIR PLUS”.
ABANICOS APARISI S.L. ha recibido por parte de La Generalitat Valenciana, la cantidad de 7.000 € en apoyo al proyecto CMARTE/2021/265/46 del PLAN AYUDAS DIRECTAS ARTESANIA “CMARTE”.

Generalitat Valenciana

Bienvenida/o a la información básica sobre las cookies de la página web responsabilidad de la entidad: Abanicos Aparisi S.L.

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en tu ordenador, “smartphone” o tableta cada vez que visitas nuestra página web. Algunas cookies son nuestras y otras pertenecen a empresas externas que prestan servicios para nuestra página web.

Las cookies pueden ser de varios tipos: las cookies técnicas son necesarias para que nuestra página web pueda funcionar, no necesitan de tu autorización y son las únicas que tenemos activadas por defecto.

El resto de cookies sirven para mejorar nuestra página, para personalizarla en base a tus preferencias, o para poder mostrarte publicidad ajustada a tus búsquedas, gustos e intereses personales. Puedes aceptar todas estas cookies pulsando el botón ACEPTA TODO o configurarlas o rechazar su uso clicando en el apartado CONFIGURACIÓN DE COOKIES.

Si quires más información, consulta la “POLITICA COOKIES” de nuestra página web.