0

Nosotros

Desde 1888. Donde haya una mujer, habrá un abanico.

 

El complemento perfecto para la moda del siglo XXI


Entre las ilustres personalidades que han lucido el palmito de sus diseños, la misma reina emérita de España, doña Sofía de Borbón.
 

La compañía ha estado presente en grandes citas universales como la Expo de Sevilla, Roland Garros, los Juegos Olímpicos de Atlanta o el Mundial de Fútbol de Brasil.
 

El destino de la empresa en los últimos tiempos ha estado ligado a gigantes de renombre en la industria global (Coca-Cola, Seven Up…).
 

 

Un aleteo de varillas resuena vigoroso en la mañana de un patio soleado. Con frecuencia caprichosa, el movimiento se detiene en un brusco replegar de piezas. Es un ademán reiterado, que deja sin embargo la respiración en suspenso. La contención del instante revela profundas reflexiones; pasiones vehementes de las que se infieren tercas guerrillas y enconadas posiciones. La deliberación no obstante es breve. Un gesto decidido basta para emitir magnánima sentencia y restaurar la paz a golpes de viento.

Desde que Vicent Aparisi fundara su negocio de abanicos en la Valencia de 1888, el tránsito de paradigmas sociales y las vicisitudes propias de cada época han ido llevado al sector a un estado de reinvención permanente. Hoy, casi 150 años después, lo sorprendente no es tanto la capacidad de adaptación a los nuevos tiempos, sino el hecho mismo de haber permanecido incólume ante el paso de los años.

Aquella pequeña empresa que naciera al abrigo de un selecto público para satisfacción del cual se elaboraban piezas de la más pura artesanía, es hoy un ente que opera a escala internacional dividiendo su producción entre Asia y Europa, y que exporta sus productos a países de los cinco continentes y un público cada vez más diverso.

Atrás quedaron las filigranas de ébano con incrustación de gemas, los engastes de oro y las telas de chantilly importadas de Francia donde los motivos eran pintados por artistas a mano. El encarecimiento paulatino de las materias primas y la relegación del abanico como elemento indispensable del tocado femenino obligó a evolucionar hacia el empleo de otros materiales y la búsqueda de nichos de mercado alternativos. Y aunque los modernos métodos de impresión y el moldeado por inyección de las piezas hayan cambiado la naturaleza del abanico, el proceso final de montaje es todavía desempeñado de manera artesana por trabajadores especializados, cuya destreza ni siquiera son capaces de superar las máquinas más avanzadas.

Fruto de las políticas empresariales implantadas generación tras generación y motivadas por el devenir de los acontecimientos, el destino de la empresa en los últimos tiempos ha estado ligado a gigantes de renombre en la industria global (Coca-Cola, Seven Up…). Consecuencia de este nuevo ámbito colaborativo será la presencia de la compañía en grandes citas universales como la Expo de Sevilla, Roland Garros, los Juegos Olímpicos de Atlanta o el Mundial de Fútbol de Brasil.

El propio palmarés de la empresa evidencia el trasiego mundano a través de sus vitrinas, como justo premio a una dilatada trayectoria más que centenaria. Entre las ilustres personalidades que han lucido el palmito de sus diseños, la misma reina emérita de España, doña Sofía de Borbón.

César Pavía Alemany, administrador actual de la empresa y tataranieto de su fundador, revela la visión actual afilando la mirada en el horizonte: “Donde haya una mujer, habrá un abanico”. No en vano, el objetivo de reintroducir su producto como complemento de moda a nivel mundial es una de las prioridades de la marca.

Las nuevas colecciones tienen el punto de mira fijado en las pasarelas, el pret-a-porter y la conquista de un mercado global cada vez más ávido de nuevas tendencias. A buen seguro, el abanico terminará regresando al gran público en cualquier momento, quizá totemizado como nuevo objeto de deseo y rivalizando en atención con los dispositivos táctiles más aventajados.

La última frontera, sin duda, será derribar las barreras de género. Aunque esto forme parte ya de un proceso intracultural de insondable calado, que a todas luces requerirá más paciencia y pericia que las propias de un maestro artesano.

 

Lo sorprendente no es tanto la capacidad de adaptación a los nuevos tiempos, sino el hecho mismo de haber permanecido incólume ante el paso de los años.

 

Abanicos Aparisi

Email: aparisi@abanicosaparisi.es
Tel: +34 96 151 02 89

Aquella pequeña empresa que naciera al abrigo de un selecto público para el cual se elaboraban piezas de la más pura artesanía, es hoy un ente que opera a escala internacional dividiendo su producción entre Asia y Europa, y que exporta sus productos a países de los cinco continentes y un público cada vez más diverso.

Bienvenida/o a la información básica sobre las cookies de la página web responsabilidad de la entidad: Abanicos Aparisi S.L.

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en tu ordenador, “smartphone” o tableta cada vez que visitas nuestra página web. Algunas cookies son nuestras y otras pertenecen a empresas externas que prestan servicios para nuestra página web.

Las cookies pueden ser de varios tipos: las cookies técnicas son necesarias para que nuestra página web pueda funcionar, no necesitan de tu autorización y son las únicas que tenemos activadas por defecto.

El resto de cookies sirven para mejorar nuestra página, para personalizarla en base a tus preferencias, o para poder mostrarte publicidad ajustada a tus búsquedas, gustos e intereses personales. Puedes aceptar todas estas cookies pulsando el botón ACEPTA TODO o configurarlas o rechazar su uso clicando en el apartado CONFIGURACIÓN DE COOKIES.

Si quires más información, consulta la “POLITICA COOKIES” de nuestra página web.