0

El abanico, ¿un arma de seducción o un arte?

A lo largo de la historia, el abanico ha tenido un viaje apasionante que traspasa épocas, sociedades y fronteras.

Su historia está tan extendida que ni siquiera se sabe hasta qué año hay que remontarse ni a qué lugar del mundo habría que ir para saber cuándo y dónde se originó. Existen un montón de teorías sobre su origen, pero ninguna aporta pruebas irrefutables sobre su autenticidad.

Lo que sí sabemos es que el abanico ha sido un símbolo de muchas culturas y épocas. No se trata de un complemento de un país concreto del mundo, sino que podemos encontrarlo en partes opuestas del mundo cumpliendo un montón de funciones diferentes.

Ventilación, seducción, arte, arma, lenguaje, moda… Son solo algunas de las etiquetas con las que podemos definir al abanico.

Los diferentes usos del abanico: el arte y la seducción.

Como veníamos diciendo, a lo largo de la historia el abanico ha cumplido diferentes funciones según el momento y el lugar en el que nos situemos.

Es fácil imaginar que la función primordial es refrescarse cuando sufrimos calor y sofocos, pero también cumple otras funciones: complemento de moda (tanto históricamente como en la actualidad), ahuyentar a las moscas, forma de ocultar un arma, etc…

Hoy vamos a centrarnos en dos de sus funcionalidades más interesantes: el abanico como forma de arte y el abanico como arma de seducción.

El abanico y el arte.

Las palabras ‘abanico’ y ‘arte’ están estrechamente ligadas. Y esto no es solo por una razón, sino por varias. Os vamos a explicar por qué estas dos palabras están tan íntimamente relacionadas.

  • En primer lugar, podemos entender la confección de abanicos como una forma de arte. Hoy en día disponemos de abanicos de fabricación en serie que resultan baratos y están pensados para poco más que un solo uso. Aún así, incluso hablando de abanicos baratos, podemos encontrar infinitos diseños para todos los gustos.

Pero si hablamos de arte, la confección artesanal de abanicos puede considerarse en cierto modo un arte. La famosa Sissi Emperatriz, gran coleccionista de abanicos, utilizaba abanicos de plata y marfil que estaban de moda en la época. Podemos encontrar piezas únicas con todo tipo de metales y piedras preciosas incrustadas.

También los abanicos de plumas de aves exóticas han estado históricamente muy cotizados y pueden considerarse obras de arte, según la perspectiva que queramos darle al arte.

  • Otra de las formas en las que podemos relacionar al abanico con el arte es la forma en la que este objeto ha sido incluído en representaciones teatrales en diferentes culturas.

Tal es su influencia que se ha convertido en símbolo del teatro chino y japonés, entre otros. Así, son muy famosas las representaciones teatrales de abanicos, algo que no puedes perderte si viajas a esos países.

  • En tercer lugar, la última relación que hacemos del arte y el abanico la hacemos a través de lo que se considera ‘arte’ propiamente dicho.

El abanico ha sido plasmado en numerosas ocasiones por muchos artistas de diferentes épocas. Ya cuando hablamos de Sissi Emperatriz dijimos que, en la mayoría de las ocasiones en que se la retrató o fotografió, apareció con sus inseparables abanicos.

Pero no solo en este caso podemos encontrar abanicos en diferentes pinturas. También podemos encontrar pinturas de los artistas más famosos de la historia, que han dejado huella a través del abanico: Diego Velázquez, Edouard Manet, Goya, Van Gogh… Todos ellos, y muchos más, han representado retratos de damas con abanico.

Por todo esto creemos que el abanico no solo tiene, sino que tiene bien merecido su hueco en la historia del arte.

El abanico como forma de seducción y comunicación.

Otra de las funcionalidades del abanico que nos resultan más interesantes es la forma en que se ha convertido en sistema de comunicación cifrado. Y dentro de la comunicación, en un método de seducción.

Hoy en día vivimos en sociedades más o menos avanzadas en las que cada vez existen menos tabúes para que hombres y mujeres se relacionasen con total libertad.

Pero no siempre fue así. De modo que, en tiempos pasados, se fue forjando un lenguaje de signos secreto que permitía transmitir información sin saltarse las normas de protocolo.

El abanico ha formado parte de la sociedad desde hace muchísimos siglos, teniendo más o menos protagonismos en diferentes épocas. En aquellas épocas en las que era un complemento indispensable de moda, entró en el juego de esta comunicación furtiva. De modo que, en función de los diferentes gestos que se hicieran con el abanico, se estaba transmitiendo una u otra cosa.

Fascinante, ¿verdad?

Así, en nuestra sección sobre el lenguaje del abanico, podemos aprender con más detalle todos los entresijos de este lenguaje secreto. Pero vamos a daros un adelanto de diferentes mensajes en materia de seducción.

  • Podemos decir ‘te quiero’ apoyando el abanico abierto sobre el pecho o el corazón, o cubriéndonos los ojos con el abanico abierto. Además, abanicarse rápidamente significa ‘te quiero con mucha intensidad’. ¡Puro fuego!
  • Contar las varillas del abanico indica, en función de las varillas que se cuentan, la hora a la que te quieres citar.
  • También podemos indicar a alguien que nos puede besar, si apoyamos el abanico medio abierto sobre nuestros labios.

Estos son solo unos pocos ejemplos de cosas que se pueden transmitir, aunque existen decenas de códigos diferentes que merece la pena conocer.

Conclusiones sobre el abanico.

Sin duda podemos decir que el abanico es un arma con muchos filos. Puede utilizarse para el amor y para la guerra, para evitar el calor, como parte de nuestro ‘outfit’ y como forma de hacer arte.

Solo tienes que decidir el protagonismo que le quieres dar, pero no te puedes quedar sin él.

Etiquetas
abanico, arma, seducción, comunicación, usos
Arriba Volver Atrás
Abanicos Aparisi

Email: aparisi@abanicosaparisi.es
Tel: +34 96 010 59 56

Abanicos Aparisi - Abanicos Personalizados Madrid y Abanicos para Bodas 

Aquella pequeña empresa que naciera al abrigo de un selecto público para el cual se elaboraban piezas de la más pura artesanía, es hoy un ente que opera a escala internacional dividiendo su producción entre Asia y Europa, y que exporta sus productos a países de los cinco continentes y un público cada vez más diverso.

ABANICOS APARISI S.L. ha recibido por parte de La Generalitat Valenciana, la cantidad de 100.000 € en apoyo al proyecto HISOLV/2021/3933/46 del PLAN EMPRESARIAL “PLAN RESISITIR PLUS”.
ABANICOS APARISI S.L. ha recibido por parte de La Generalitat Valenciana, la cantidad de 7.000 € en apoyo al proyecto CMARTE/2021/265/46 del PLAN AYUDAS DIRECTAS ARTESANIA “CMARTE”.

Generalitat Valenciana

Bienvenida/o a la información básica sobre las cookies de la página web responsabilidad de la entidad: Abanicos Aparisi S.L.

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en tu ordenador, “smartphone” o tableta cada vez que visitas nuestra página web. Algunas cookies son nuestras y otras pertenecen a empresas externas que prestan servicios para nuestra página web.

Las cookies pueden ser de varios tipos: las cookies técnicas son necesarias para que nuestra página web pueda funcionar, no necesitan de tu autorización y son las únicas que tenemos activadas por defecto.

El resto de cookies sirven para mejorar nuestra página, para personalizarla en base a tus preferencias, o para poder mostrarte publicidad ajustada a tus búsquedas, gustos e intereses personales. Puedes aceptar todas estas cookies pulsando el botón ACEPTA TODO o configurarlas o rechazar su uso clicando en el apartado CONFIGURACIÓN DE COOKIES.

Si quires más información, consulta la “POLITICA COOKIES” de nuestra página web.