0

Sissi emperatriz, la gran coleccionista de abanicos

En los tiempos que corren, las tendencias de moda varían a una velocidad trepidante. Día tras día estamos expuestos a nuevos productos que vemos a través de las redes sociales. Las ‘influencers’ a través de Instagram y otras redes sociales están en constante renovación de vestuario, y su ejército de ‘followers’ siguen a pies juntillas las tendencias que marcan.

Pero, ¿quiénes eran las ‘influencers’ de la moda cuando no existía internet?

Aunque existían desfiles y revistas de moda por todo el mundo, quienes realmente ejercían esa influencia sobre la forma en que nos vestimos han sido siempre las personas famosas y de la alta sociedad: reyes y reinas, príncipes y princesas, futbolistas, actores y actrices… cualquier persona famosa con una influencia positiva sobre la sociedad.

Nosotros venimos aquí a hablar de abanicos, por supuesto. ¿De qué otra cosa os íbamos a hablar?

Así que os hablaremos de las ‘influencers’ del abanico como complemento y de un personaje histórico cuya vida va muy ligada al de nuestro complemento favorito: Sissi Emperatriz.

El abanico como complemento de moda.

Como ya hemos explicado en muchas ocasiones, el abanico no solo sirve para refrescarse cuando hace calor: es también un complemento de moda ideal y, además, tiene tras de sí un lenguaje de gestos que nos indican un montón de cosas diferentes en función de lo que se haga con él.

Dejando de lado su idioma secreto para abordarlo en otro momento, como complemento siempre ha sido un símbolo de la alta sociedad y de clases pudientes. Las familias de la monarquía lo utilizaban y las clases nobles lo imitaban. Así funcionaba históricamente el mundo de la moda.

Hoy en día, dando a las ‘influencers’ el papel de principales divulgadoras de la moda, podemos ver cómo muchas de ellas lo utilizan incluso como complemento para sus vestidos de novias. Esto hace que la gente tome esas ideas y las imiten en su propia boda o en otro evento al que acudan como invitadas.

Volviendo a las monarquías y altas sociedades, quizás el mayor exponente de la unión personaje-abanico la podemos ver encarnada en la figura de Sissi Emperatriz.

Sissi Emperatriz: una mujer pegada a un abanico.

Sissi es el apodo de Isabel de Baviera, la última gran emperatriz de Europa. Fue reina consorte de Hungría y Emperatriz de Austria, entre otros muchos títulos. Una mujer muy importante en la historia de Europa del siglo XIX y que, como particularidad, siempre iba acompañada de un abanico allá a donde fuera.

Esta mujer era guapa, famosa (desde luego), moderna y con inclinaciones por la moda. Vamos, que a día de hoy sería una ‘influencer’ en toda regla. Entre todos los complementos de moda que utilizaba, podemos destacar 3 como los más representativos: sus pelucas, sus guantes de seda y sus abanicos.

Y es que siempre que esta mujer ha salido retratada o fotografiada lo ha hecho abanico en mano. Su colección de abanicos era inmensa y los tenía de todos los tipos y para todas las situaciones.

Abanicos de marfil y plata.

Durante el siglo XIX, países del centro de Europa como Austria, Hungría o Alemania encontraron una especialidad marca de la casa: la elaboración de abanicos de marfil con detalles en plata. Se trataba de piezas de artesanía muy elaboradas a las que, obviamente, solo las familias ricas podían acceder.

Nuestra Emperatriz fue uno de los máximos exponentes del uso de este tipo de complementos.

Abanicos de madera y cuero.

¿Ya hemos dicho que Sissi era una mujer moderna?

Pues sí, era una mujer deportista (cosa poco habitual en la época) y amante de la equitación. Pero ni siquiera durante sus clases de equitación se desprendía de sus abanicos. Para estas situaciones, utilizaba abanicos de madera y cuero, más ligeros y resistentes para este tipo de prácticas (y mucho más baratos).

Abanicos de plumas.

Las plumas siempre fueron objeto de deseo por parte de las clases altas, y cuanto más exóticas y coloridas, mejor.

A mediados del siglo XIX se empezó a comercializar con plumas de avestruz, y nuestra Emperatriz se aficionó a los abanicos hechos con plumas de este ave africana, siendo las de macho las más demandadas.

Incluso el día de su boda utilizó uno de estos abanicos. Se dice que el abanico que utilizó ese día es uno de sus favoritos de su colección.

Sissi y el abanico: ¿cómo taparse la cara?

Nuestra Sissi, como todo el mundo, utilizaba el abanico para refrescarse cuando tenía calor. El corset le provocaba sofocos que había que tratar de alguna manera.

También cumplió con la segunda función del abanico: la de complemento de moda, siempre combinando con sus modelos.

Por último, también utilizó mucho sus abanicos en sus últimos años para taparse la cara. Fue una mujer muy guapa y coqueta, aunque también tuvo sus problemas de alimentación, problemas de salud mental y una alta autoexigencia respecto a los estándares físicos que debía mantener.

No llevó bien el envejecimiento: arrugas, problemas dentales debido a los problemas de alimentación, y otros síntomas de envejecimiento. Así que, como no le gustaba que se le viera la cara, utilizaba sus abanicos para taparse la cara en los lugares públicos.

De nuevo el abanico con su simbolismo, ganándose un hueco en la historia a través de un personaje histórico fascinante. Una persona que estuvo ligada al abanico durante toda su vida por unos motivos, y que encontró en ese complemento a su mejor aliado para ocultar sus defectos.

Una pieza que nos fascina y que, hoy en día, sigue siendo un complemento de moda que está reviviendo en la actualidad después de haberse ‘perdido’ ligeramente en las últimas décadas.

Nosotros no dudamos: vayas donde vayas, acuérdate de Sissi y llévate un abanico.

Etiquetas
sissi, emperatriz, abanico, cara, actualidad, abanico, complemento
Arriba Volver Atrás
Abanicos Aparisi

Email: aparisi@abanicosaparisi.es
Tel: +34 96 010 59 56

Abanicos Aparisi - Abanicos Personalizados Madrid y Abanicos para Bodas 

Aquella pequeña empresa que naciera al abrigo de un selecto público para el cual se elaboraban piezas de la más pura artesanía, es hoy un ente que opera a escala internacional dividiendo su producción entre Asia y Europa, y que exporta sus productos a países de los cinco continentes y un público cada vez más diverso.

ABANICOS APARISI S.L. ha recibido por parte de La Generalitat Valenciana, la cantidad de 100.000 € en apoyo al proyecto HISOLV/2021/3933/46 del PLAN EMPRESARIAL “PLAN RESISITIR PLUS”.
ABANICOS APARISI S.L. ha recibido por parte de La Generalitat Valenciana, la cantidad de 7.000 € en apoyo al proyecto CMARTE/2021/265/46 del PLAN AYUDAS DIRECTAS ARTESANIA “CMARTE”.

Generalitat Valenciana

Bienvenida/o a la información básica sobre las cookies de la página web responsabilidad de la entidad: Abanicos Aparisi S.L.

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en tu ordenador, “smartphone” o tableta cada vez que visitas nuestra página web. Algunas cookies son nuestras y otras pertenecen a empresas externas que prestan servicios para nuestra página web.

Las cookies pueden ser de varios tipos: las cookies técnicas son necesarias para que nuestra página web pueda funcionar, no necesitan de tu autorización y son las únicas que tenemos activadas por defecto.

El resto de cookies sirven para mejorar nuestra página, para personalizarla en base a tus preferencias, o para poder mostrarte publicidad ajustada a tus búsquedas, gustos e intereses personales. Puedes aceptar todas estas cookies pulsando el botón ACEPTA TODO o configurarlas o rechazar su uso clicando en el apartado CONFIGURACIÓN DE COOKIES.

Si quires más información, consulta la “POLITICA COOKIES” de nuestra página web.